català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más información 
Imatge estetoscopi
Niños en la playa, por Joaquim Sorolla

¿Qué es el retraso escolar? ¿Y el fracaso escolar?

Hablamos de retraso escolar cuando un niño/a no consigue los objetivos curriculares y se produce un desequilibrio entre sus capacidades y la exigencia escolar, derivando en uno o varios suspensos. Si este retraso se produce de forma continuada y permanente aparecerá el tan temido fracaso escolar, que puede conducir al aumento de número de suspensos, la repetición de curso o al abandono del sistema educativo (en los/las jóvenes).

¿Cuáles son las causas más frecuentes?

1. Déficit cognitivo o de la capacidad intelectual: los/las que tienen una menor capacidad intelectual (objetivada habitualmente por tests) suelen tener fracaso escolar o académico, aunque pueden tener otras capacidades o "inteligencias" para cualidades musicales , artísticas, etc.

fracaso escolar

2. Déficit de atención: los niños con trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) suelen fallar en la atención sostenida (capacidad para mantener la atención durante un tiempo) y la atención selectiva (capacidad para seleccionar los estímulos relevantes de los irrelevantes). Así, el niño puede "ausentarse" mentalmente de la explicación del profesor y fallar en la comprensión. De persistir, aparecen suspensos en los exámenes y retraso escolar.

3. Falta de motivación para el estudio y problemas psicológicos: la desmotivación se produce cuando no se obtiene el rendimiento adecuado porque no está acostumbrado a esforzarse o porque no tiene buena sintonía con el profesorado o con los compañeros/as.

También la monotonía y la rutina facilitan el desinterés. Los problemas del estado de ánimo, una baja autoestima, preocupaciones o miedos lo facilitan.

4. Falta de supervisión familiar: El alumno debe conocer el interés de sus padres por su desarrollo escolar. Un estilo educativo permisivo y con escasa implicación tanto en las tareas escolares como en las entrevistas con el profesorado puede conducir al retraso.

5. Separación de los padres y otros problemas emocionales: un periodo de separación puede desestabilizar al niño. Las separaciones traumáticas o los cambios de normas y límites o cuando existe chantaje emocional, pueden repercutir en los estudios.

6. Proteccionismo y falta de responsabilidad: los padres deben ir aprendiendo a delegar responsabilidades en sus hijos, a medida que van creciendo. Según crece el niño/a debe hacer más cosas por sí mismo, aprendiendo de sus errores y de sus aciertos. Un niño/a que nunca organiza su mochila en casa (porque su mamá se lo prepara todas las noches) no sabrá organizar su mochila en el colegio, olvidándose los libros o libretas que necesita en casa para realizar los deberes. Responsabilizar a los niños de sus tareas es fundamental para su planificación y organización. El paternalismo y la falta de responsabilidad facilitan el retraso.

7. Déficit neurológico o sensorial: en ocasiones, una enfermedad neurológica o sensorial (p. ej: falta de visión o sordera) puede condicionar el seguimiento de las explicaciones del profesor en clase.

¿Qué se puede hacer para superar el retraso escolar?:

El retraso escolar puede superarse con la implicación de todos los factores que conforman el pleno desarrollo del niño.
1. Familia: la familia debe coordinarse con la escuela y comprometerse a acudir al centro para mantener entrevistas con los profesores de sus hijos. Si existen, se puede utilizar la "intranet educativa" o la página web del centro para comunicarse con el profesorado.
La familia debe controlar los tiempos y las tareas escolares asegurando un lugar fijo para el estudio (sin ruidos y sin conexión a teléfono móvil, ordenador, televisión ...), garantizando periodos de concentración y supervisando las tareas sin ejercer el control absoluto (ya que el niño/a debe aprender a corregir sus errores en el colegio).

2. Niños/as: los niños/as deben saber que tienen responsabilidades que asumir para aprender y formarse. Una adecuada autoestima y unas buenas relaciones con los compañeros/as y con el profesorado son necesarias para mantener alerta a una buena disposición para el estudio. Los alumnos deben ser conscientes de sus posibilidades y deben ser evaluados por su esfuerzo y por los objetivos curriculares.

3. Profesorado: el profesorado debe dar la voz de alarma a la familia ante los primeros síntomas de retraso o falta de adecuación al contexto escolar. Un niño al que hay que sancionar continuamente, llamarle la atención cada momento, que no lleva los deberes hechos, o que no comprende los contenidos de clase es candidato a un posible retraso, que de no ser detectado a tiempo o de no implicar en cada uno de los factores mencionados, puede desencadenar en el fracaso escolar.

Modificado de Begoña Cañete y Maximino Fernández. Sociedad de Psiquiatría infantil de la A.E.P. Julio 2012

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.