català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más información 
Imatge estetoscopi
Niño enfermo, por Arturo Michelena

Exceso de cerumen

Los problemas atribuidos a la acumulación de cera son una causa frecuentes de visita al médico. La eliminación del cerumen es unos de los procedimientos más frecuentemente realizado.

La cera del oído, o cerumen, es una mezcla de la secreción de glándulas del conducto auditivo externo y el epitelio escamoso exfoliado (el componente principal). El cerumen también contiene glucopéptidos, lípidos, ácido hialurónico, ácido siálico, enzimas lisosomales e inmunoglobulinas, y ejerce un efecto protector, antibacteriano en ayudar a mantener un pH ácido en el conducto auditivo externo mientras que lubrica y protege este. Normalmente la cera, el polvo y la tierra migran en una dirección lateral, con la contribución del movimiento de la mandíbula. Entonces, la cera pasa a la piel del oído externo (aurícula), donde se seca y desaparece y de esta manera consigue su objetivo de extraer el polvo y destruir las bacterias y los hongos.

Sin embargo, este mecanismo de autolimpieza de veces falla y causa retención o incluso impastación del cerumen.

oreja


La impastación del cerumen es más frecuente en los ancianos porque a medida que envejecemos las glándulas de cerumen se atrofian, lo que aumenta la tendencia del cerumen en secarse. Otros factores que impiden la extrusión normal de la cera del conducto auditivo (p. ej., Uso de audífonos o hisopos de algodón) pueden aumentar las posibilidades de acumulación de cerumen.

La cera del oído es, por tanto, una secreción normal que se convierte en un problema en ciertas circunstancias.

La acumulación de cera presenta varias secuelas: (a) puede dificultar al médico la visión del tímpano; (b) puede causar una pérdida de audición conductiva y, en consecuencia, dificultar la evaluación formal de la capacidad auditiva; (c) si está en contacto con la membrana timpánica, puede causar malestar y ocasionalmente vértigo, y (d) puede contribuir a la infección.

La extracción de cerumen no está exenta de riesgos potenciales. El lavado de oído con jeringa está contraindicado si el tímpano está perforado, si existen antecedentes de intervención quirúrgica mastoides o enfermedad crónica del oído medio. Algunos productos aislados o la limpieza han mostrado su eficacia.

La presencia de cerumen en los oídos de los niños es un hecho habitual y normal. Su impastación es rara, y aún más excepcional que la presencia de cerumen sea sintomática en niños (dolor, vértigo). La indicación de la limpieza con jeringa es infrecuente en pediatría y se debe valorar individualmente.

Dr. F. Codina Garcia. Diciembre 2014

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.