català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más información 
Imatge estetoscopi
Niño enfermo, por Arturo Michelena

Dermatitis atópica


¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una reacción de hipersensibilidad (similar a una alergia) en la piel, que lleva a un enrojecimiento y sequedad cutánea prolongadas.

La dermatitis atópica es más común en bebés y puede comenzar a la edad de 2 a 6 meses. Mejora en la edad adulta.
Las personas con dermatitis atópica a menudo tienen asma o alergias. Sin embargo, la dermatitis atópica no es causada por alergias.

La afección tiende a empeorar cuando la persona se expone a ciertos desencadenantes.


Los siguientes factores pueden hacer empeorar los síntomas de eccema:

1. Aire seco en el invierno.
2. Resfriados, gripes.
3. Contacto con materiales irritantes y químicos.
4. Contacto con materiales sintéticos.
5. Piel reseca.

dermatitis



6. Emociones, estrés, boda…
7. Exposición a demasiada agua, como tomar muchos baños o duchas o nadar con mucha frecuencia.
8. Demasiado frío, demasiado calor o cambios repentinos de temperatura.
9. Fragancias o tintes agregados a las lociones o jabones para la piel.

Síntomas

En niños menores de 2 años, las lesiones comienzan en la cara, la cabeza, las manos y los pies. En niños mayores y adultos, la erupción se observa en la cara interna de las rodillas y los codos, a hombros, manos y pies.

1. El picor es el síntoma más frecuente, a veces es muy intenso y puede comenzar incluso antes de que la erupción aparezca.
2. Piel seca en todo el cuerpo.
3. Lesiones que supuran y forman costras.
4. Enrojecimiento y picor en la parte de delante de los brazos y detrás de los muslos.
5. Lesiones por rascado.
6. Cambios en el color de la piel: piel anormalmente oscura o clara.
7. Áreas de piel gruesas con apariencia de cuero, producidas por rascado o irritación prolongados.

¿Qué hacer en casa?

Cuidar de la piel en casa puede reducir la necesidad de medicamentos.
1. Alivie la picazón usando una crema hidratante.
2. Mantenga las uñas de su hijo bien recortadas. Valore la posibilidad de usar guantes suaves si el rascado de noche es un problema.
3. Mantenga la piel lubricada. Use cremas o lociones 2 a 3 veces al día. Las cremas hidratantes no pueden tener alcohol, olores, colorantes, fragancias u otros químicos.
4. Un humidificador en el hogar también puede ayudar.
5. Evite los factores que pueden empeorar los síntomas:
      a. Alimentos alergénicos.
      b. Irritantes como la fibras artificiales , la lana y la lanolina.
      c. Jabones o detergentes fuertes , al igual que químicos y disolventes.
      d. Cambios repentinos en la temperatura corporal y el estrés, lo que puede causar sudoración y empeorar la afección.
6. Al lavarse o bañarse:
      a. Los baños cortos y frescos son mejores que los baños prolongados y calientes.
      b. No frote ni seque la piel con demasiada fuerza ni demasiado tiempo.
      c. Después de bañarse, es importante aplicar cremas lubricantes en la piel mientras está mojada.
      Esto ayuda a la lubricación de la piel.

¿Cuando se ha de volver a consultar?

1. La dermatitis atópica no responde a los hidratantes y las medidas habituales.
2. Los síntomas empeoran o el tratamiento no es efectivo.
3. Tiene signos de infección (como fiebre, enrojecimiento, dolor).

Cuestiones importantes

1. La dermatitis atópica es una afección crónica, pero se puede controlar, evitando los irritantes y manteniendo la piel bien lubricada.
2. Posibles complicaciones de la dermatitis atópica son las infecciones de la piel causadas por bacterias, hongos o virus.
3. A menudo desaparece a la edad de 5 a 6 años, pero con frecuencia se presentan reagudizaciones.
4. Los bebés que se alimentan con leche materna más de cuatro meses son menos propensos a sufrir dermatitis atópica.
5. Hay un amplio arsenal terapéutico (corticoides tópicos y orales, antihistamínicos, inmunomoduladores tópicos, fototerapia) que su pediatra le puede recetar si se cae.

Dr. F. Codina Garcia. Diciembre 2014

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.