català  castellano
Logo Dr.F.Codina Garcia




Web Médica Acreditada. Ver más
información 
Imatge estetoscopi
Las tres edades, por Gustav Klimt

Los niños ante la separación o divorcio de los padres

Los niños pueden tener dificultades para adaptarse a la nueva situación que representa la separación o el divorcio de sus padres. Su hijo se puede sentir triste o preocupado. Es falsa la creencia de que los más pequeños no se enteran de "nada" y en consecuencia "no sufren". Sin una explicación adecuada, el niño sufre solo y se esconde en sus propias fantasías.

Tenemos como padres una relación dual, la de cónyuge y la de padre/madre. El nivel conyugal es el propio de la relación de pareja. El nivel parental es el propio del ejercicio de la paternidad. ¿Para los hijos, es "mejor" continuar juntos? Evidentemente es "mejor" que los padres estén siempre juntos. Pero cuando la tensión del nivel conyugal atenta contra la armonía familiar y daña las funciones del nivel parental, permanecer juntos no es "lo mejor". Recuerde que puede "dimitir" de cónyuge, pero no se puede "dimitir" de padre/madre.

niña con el padre

Puede haber un retroceso en el comportamiento de los más pequeños. Por ejemplo pedir de nuevo el chupete, no controlar el pis. Los adolescentes se pueden encontrar enfadados, sobrepasados por los acontecimientos. Es una reacción normal, que debe ir desapareciendo con el tiempo. Necesitarán un tiempo para aceptar y adaptarse a la nueva situación.

Vigile sus sentimientos y su situación emocional. No tenga miedo a pedir ayuda. La forma en que usted asuma la situación afectará las reacciones de su hijo.

Consejos para hablar con los hijos sobre la separación o divorcio

1. Elija el momento, el lugar y la forma para hablar. Los niños grandes o pequeños tienen necesidad de una información detallada.
2. Adapte su explicación a la edad del niño.
3. Deje claro que él no es el responsable. Algunos niños especialmente los pequeños pueden pensar que son los responsables de la separación.
4. Responda sinceramente a todas sus dudas.
5. Explique que es un problema de adultos y que no se puede hacer nada para evitarlo. Haga entender a su hijo que el divorcio es irreversible.
6. Dé seguridades: Que podrá ver al padre y la madre, a los abuelos, a los tíos ... Que le quieren como siempre, y que esto no se cambiará nunca.
7. Hablar con compañeros que están en la misma situación puede ayudar a normalizar la situación.
8. 8. Los niños no deben asistir a reuniones con abogados o trámites del proceso de separación o divorcio.

Cómo facilitar la adaptación

1. Anime a su hijo a expresar abiertamente sus sentimientos. Ayúdele a hablar de sus miedos y temores ante la situación. Escuche lo que siente para poder ayudarle.
2. Pacte el modelo de visitas antes de hablar con su hijo.
3. Explique claramente los cambios que se producirán en la vida diaria. Con los niños más grandes o adolescentes discuta los acuerdos. Acepte su decisión sobre dónde quiere vivir.
4. Mantenga las rutinas en casa y establezca unas nuevas en la "nueva casa".
5. Pacte las normas y las reglas. Idealmente deberían ser igual en las dos casas. Respete la autoridad de cada uno.
6. Sea amable cuando el otro progenitor recoge a su hijo. No hable mal del otro, padre o madre, delante de su hijo. Una relación correcta de los padres facilita la adaptación del hijo a la nueva situación.
7. Muestre interés por las cosas que hace su hijo cuando está con el otro, padre o madre.
8. Informe a la escuela para que puedan entender los posibles cambios de comportamiento y colaboren en la adaptación de su hijo a la situación.

¿Cuándo consultar a un profesional?

Tristeza continuada. Retraimiento, deseo de estar solo.
Dificultad de concentración.
Apatía, falta de interés.
Ansiedad. Intranquilidad, inquietud.
Irritabilidad y susceptibilidad excesiva.
Cansancio, poca energía.
Emotividad excesiva, pasando de la ira al llanto muy fácilmente.
Mantener pensamientos sobre temas de muerte, del más allá, de espíritus, etc.
Trastorno del sueño. Dificultad para dormir o somnolencia.
Trastorno de la alimentación. Poco apetito o alimentación compulsiva.
Baja autoestima.
Consumo de sustancias tóxicas y alcohol.

Si este comportamiento va empeorando o se alarga en el tiempo, consulte a su médico.

Dr. F. Codina Garcia. Diciembre 2014

ajustament
icona descarrega

Aviso: La información de esta página no se puede considerar un diagnóstico ni un tratamiento, así no puede sustituir la atención médica. En ningún caso sustituye la opinión o las prescripciones de los profesionales. el titular del sitio web no puede garantizar que la información está completamente libre de error a pesar de los esfuerzos para asegurar la veracidad y actualización. Se recomienda siempre la consulta a su pediatra y no se hace responsable de posibles malentendidos del contenido de la página.